Las licencias Creative Commons versión 4, más fáciles de entender

ley de compensacionCreative Commons versión 4.0 es mucho más comprensible para el usuario. CC

Se han puesto al día como complemento flexible al copyright  tradicional

Han hecho su lenguaje más sencillo y fácil de entender

Cubren algunos nuevos casos a la hora de compartir los derechos de obras Creativas

Álvaro Ibáñez
‘alvy’
15.12.2013

Hace más de una década nacieron las licencias Creative Commons (CC) con la idea de que los creadores de obras pudieran alejarse del tradicional mensaje de ‘todos los derechos reservados’ por algo más amable como ‘algunos derechos reservados’.

De este modo, y conservando siempre el copyright tradicional a su favor, se les proporcionaba además una base legal para incluir un texto de licencia y unos iconos que permitieran a cualquiera -de un vistazo- saber que esos textos, imágenes, sonidos o películas se podían copiar libremente, modificar o incluso transformar en obras derivadas. No son una barra libre de cerveza. Son un concepto ‘abierto’ mucho más poderoso.

Con el paso del tiempo las licencias Creative Commons han ido evolucionando; a la versión 2 siguió la versión 3 y ahora acaban de presentarse las CC-v4, una cuarta versión que mantiene el espíritu de las originales añadiendo algunos detalles que clarifican la intención de los autores que las usen, mejoran su internacionalización además abarcaban más campos (por ejemplo, la información generada por los gobiernos o ciertos tipos de bases de datos).

El éxito de las licencias Creative Commons se ha dejado ver en todos estos años en el tradicional icono (CC) en pies de página de blogs, webs, en algunos libros físicos, en discos compactos, ficheros MP3 de música e incluso en vídeos, cortometrajes y películas proyectadas en los cines.

Características de la nueva licencia

Ahora las nuevas licencias mantienen los tres pilares y opciones de siempre para los autores y sus trabajos: el reconocimiento de autoría, el uso no-comercial y la creación de obras derivadas, abreviados BY/NC/ND. Tradicionalmente los textos de las licencias habían sido adaptados cuidadosamente al lenguaje ‘legal’ (legal pero ‘entendible por humanos’) de más de 60 jurisdicciones; ahora la versión 4 se consideran válida directamente para todo el mundo, sin estas adaptaciones locales.

Otro de los aspectos que cubre la nueva versión son ciertos tipos de detalles legales relativos a la información contenida en algunas bases de datos, especialmente en la Unión Europea, que por un lado son públicas pero por otro no pueden reutilizarse libremente.

Aquí se mezclan los derechos y reconocimiento de quienes han recopilado los datos con cierto esfuerzo, por ejemplo para comercializarlos. Las nuevas licencias dejan mucho más claro cómo pueden aplicarse y cómo especificar esas situaciones si fuera el caso.

En cuanto a las cuestiones de privacidad y derechos de los individuos (por ejemplo, gente que aparece claramente identificable en un vídeo) las nuevas licencias también clarifican algunos detalles que no tenían en cuenta la versión v3, de modo que quienes las utilicen pueden tener más claro lo que están haciendo y hasta qué punto están liberando esos datos realmente y cómo puede afectar a esas cuestiones de privacidad.

Otra matización, en este caso debida a las prácticas habituales entre los usuarios de Internet -y para clarificar las dudas que suponía- se ha denominado ‘de sentido común’ y consiste en que se ha modificado la forma de hacer las atribuciones a la autoría original.

Ahora para citar el origen de una foto o vídeo no es necesario hacerlo completamente en el mismo contexto (por ejemplo, en un tuit, que está limitado a unos pocos caracteres) siempre que se incluya un enlace a otro sitio donde esté citada esa autoría convenientemente.

 

Se trata de que creadores y usuarios normales puedan compartir libremente de forma sencilla

También se ha añadido una especie de ‘periodo de gracia’ de 30 días en caso de que alguien incumpla la licencia, siempre que corrija el error antes de esos 30 días, por ejemplo añadiendo una autoría que se haya olvidado, o retirando un producto de la comercialización si la licencia es ‘no comercial’, etcétera. Antiguamente las licencias se daban por canceladas en el instante en que se incumplían, sin posibilidad de redención para quien hubiera cometido el error.
Finalmente, se ha vuelto a revisar el lenguaje de las licencias v4 para que sea más fácil de entender todavía, sacrificando un poco esos términos pedantes y complejos que requieren a veces los enunciados legales para mantenerlos exactamente igual de válidos pero al alcance de la gente de la calle.

Que es de lo que se trata: que creadores y usuarios normales y corrientes pueden hacer uso de todo ello y de las ventajas de compartir libremente sin tener que convertirse en abogados.

Actúa en el presente para mejorar Tu futuro

Recibe un cordial saludo

Atentamente
Bernardino Santamaria

Traído a Ti por:
http://gestionatublog.com

 

 

Deja un comentario